Tiempo

feb 17, 2016

tiempo

Nueve de la mañana. Me siento en el sillón de mi consulta y repaso la agenda. Hoy es un día tranquilo. Repasándola, me invaden de repente una serie de preguntas que hasta hace poco para nada imaginé que se pasarían por mi cabeza. ¿Qué estoy haciendo? ¿Qué balance hago en estos diez años que llevo trabajando como psicóloga? Y una pregunta que eclipsa a todas las anteriores… ¿He ayudado a todas las personas que se han sentado en la silla de mi consulta? Todas estas preguntas se amontonan en mi pensamiento. Me dedico a pensar si todas y cada una de las personas que han acudido a mí como profesional en busca de ayuda o consejo han mejorado su vida gracias a mi labor.

Repasando algunas historias, me viene a la memoria el hecho de que muchos padres han acudido a mi consulta buscando ayuda porque se sienten desbordados en sus tareas como mamás y papás. Algunos no saben cómo lidiar con determinadas situaciones, muchas de ellas cotidianas, y sienten una enorme frustración porque creen que no lo están haciendo bien. Nadie nace sabiendo cómo ser la mejor mamá o el mejor papá. Y eso genera inquietud. En el caos de esta sociedad actual que nos ha tocado vivir, y con su ritmo tan estresante, para muchos de esos padres no existe tiempo material para poder dedicar a quien más se quiere algo fundamental como es el tiempo. Tiempo a sus hijos, a sus seres queridos. Y en ello también va implícito el saber cómo afrontar determinadas situaciones del día a día que, por esa misma falta de tiempo, superan a la madre o al padre más implicado.

Y aquí es donde yo intento ayudar con mi trabajo. Aplicar la teoría a la práctica de cómo ser mamás y papás, y “no morir en el intento”. Humanizar esta tarea tan natural y ¡tan compleja en ocasiones!. Proporcionarles las herramientas de trabajo educativas y de crianza más apropiadas, estudiando cada caso al milímetro, para darles una atención personalizada a esos padres que acuden a mi consulta intentando encontrar el mejor apoyo. Y así continuar ejerciendo la tarea más hermosa del mundo.