Miedo a conducir

may 12, 2016

amaxofobia-miedo-a-conducir

“Me di cuenta de que algo pasaba cuando ya no era capaz de coger el coche ni para llevar a mis hijos al colegio. Siempre encontraba cualquier excusa para no conducir y, si lo hacía, el grado de ansiedad era tal que, en ocasiones, llegué a detener el coche porque creía que iba a tener un accidente o que me iba a dar un infarto de la taquicardia que sufría”.
Si alguien se siente identificado con este relato quizás sufra de amaxofobia, o miedo a conducir. Es un tipo de fobia situacional en la que la persona se ve incapaz de conducir y, si lo consigue, lo hace bajo un grado de ansiedad tan elevado que le lleva a tener pensamientos relacionados con la situación temida (por ejemplo: “si conduzco voy a tener un accidente” , así como pensamientos sobre la propia reacción de ansiedad (por ejemplo: “me desmayaré”). Se da con mayor frecuencia en mujeres. Quienes sufren esta patología evitan dicha situación en su modo más leve conduciendo solo por vías concretas o a determinadas horas. En su forma más estricta rechaza meterse en dicha situación. Lo cierto es que dicha conducta de evitación no ayuda a la persona, pues impide que aprenda que la situación no es peligrosa y que es muy poco probable que sus predicciones ansiosas se conviertan en realidad. Esas conductas se refuerzan negativamente por el alivio que experimenta la persona al evitar/escapar de una situación (conducir), haciendo más difícil que participe de la situación en un futuro.

A la hora de plantear un tratamiento para la amaxofobia, evaluaremos en primer lugar:

– Sentimientos: intensidad y naturaleza de la reacción emocional (por ejemplo: gritar, llorar…)

– Pensamientos: sobre la situación y temida y sobre la propia reacción de ansiedad

– Conductas: asociadas con la situación temida, las cuales tiene la función de “ayudar” a controlar el miedo por medio de la evitación de la situación temida (conducir).

Así pues, una  buena evaluación y planteamiento del tratamiento a seguir, haciendo partícipe al paciente y enseñándole a que anticipe sus reacciones para controlar la ansiedad va a asegurarnos un buenos resultados y que logre vencer dicho pánico.